¡Qué calor! Consejos para sobrevivir a las altas temperaturas

Hoy como sabemos, en Chile hará mucho calor. Sobre todo en la zona central. Los pupos santiaguinos y de los Andes, San Felipe y Rancagua, entre otras ciudades calurosas, lo pasan igual de mal que los humanos. Y no pueden abrir el refri y echarle hielo a su agüita, ni meterse solitos a la ducha fría. ¡Mucho menos prender el ventilador! Estas olas de calor traen muchos peligros y problemas para los pupos, que podemos paliar con simples medidas (y entendiendo como funcionan sus sistemas de “enfriamiento”).

 

 

 

Si bien los pupos buscarán por sí solos los lugares más frescos del hogar, debido a su escasa capacidad de disminuír su temperatura corporal, debemos ayudarlos a sentirse mejor. Como no sudan (lo hacen sólo por las patitas) elimina el calor mediante su aparato respiratorio, jadeando, lo que se puede ver como “peligroso” para nosotros; es sólo un mecanismo de supervivencia (sobre todo en los perros con narices cortas).

 

 

Punto uno Y PRINCIPAL: ¡No se te ocurra dejar a tu perro dentro de un auto! Esta es una práctica que vemos a menudo fuera de supermercados y negocios donde ellos no pueden entrar, dejandole una “ventanita”. Bueno, durante estas olas de calor esto está PROHIBIDO (para qué decir que el resto del año también…). Esta práctica le puede producir la muerte, debido a un síndrome conocido como shock de calor.

 

Para bajar su temperatura y hacer que se sienta mejor:

  • Humedece al pupo con agüita fría, con un rociador o pasándole un hielito por el estómago; esto funciona muy bien ya que les baja la temperatura rápidamente y dejan de jadear, al menos por un rato. Si es mucho, envuélvelo con una toalla fría y húmeda (si está jadeando y tiene las mucosas rojas, por ejemplo), como si le fueras a bajar una fiebre alta.
  • Pon hielos en su plato de agua, y déjale mucho más líquido que lo normal. Recuerda que si está en un patio o en algún lugar donde durante el día le de el sol, el agua se va a calentar. Ten en cuenta esto también, pues muchas veces con nuestra mejor voluntad le dejamos una olla de agua que más tarde podrá cocinar una linda sopa…
  • Es probable que no quiera comer, caminar, pasear o jugar, y que se “prenda” en la noche. Esto, debido a que hay menos temperatura y se sienten mejor. Trata de postergar los deportes y paseos hasta las horas más soportables. En cuanto a la comida, trata de alimentarlo temprano en la mañana y tarde en la noche, que es cuando sí va a querer comer. A menos que vivas con un glotón, claro está. El reposo es una de sus formas mas importantes y efectivas para paliar el calor, así que si está echadito y lacio durante el día, no te preocupes, es normal.
  • Ten cuidado con los siguientes síntomas, que pueden indicar golpe de calor: temblores, respiración muy agitada, vómitos, estado postrado (diferente al echado y tranquilo que mencionamos anteriormente) y mucosas muy rojas. En este caso, ¡corre al doctor! tu pupo necesita ayuda.

 

Ahora, si tu pupo es feliz en el agua, mangueréense o métanse a una piscina juntos! Es lo mas rico que hay.

No olviden dejar aguita para los amigos callejeritos que pasan por ahí.


Tagged: , ,

Comments: 5

  1. camila 9 enero, 2013 at 12:59 pm Reply

    MI THULA!!!!!!!!!!!!!!!! ES LA ÚLTIMA!!! LA AMO!!

  2. diegos 9 enero, 2013 at 1:28 pm Reply

    yo le dejo ventiladores prendidos y puertas abiertas trancadas para que corra mucho aire y no se cierre. de portazo.

    OJO que los platos metálicos mantienen el agua helada mucho mejor que cualquier plato. si tienen piso de baldosa en algún lugar de la casa o depa, dejen su plato de agua ahí.

    • Ale 9 enero, 2013 at 3:20 pm Reply

      Buena Diegos y chanchos! platitos de metal mucho mejor.

  3. josito 9 enero, 2013 at 2:54 pm Reply

    que amoooororrrrr

  4. Maricela 16 enero, 2013 at 11:46 am Reply

    Hola.

    Debo salir fuera de santigo este fin de samana, Uds. saben de alguien que quiera cuidar un perrito poodle (mezcla) de 8 meses mediano en su casa???.
    Cualquier dato por favor contactarse al 87309240.
    atte.-
    Maricela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *