La Dominó

(Esta entrada la debería escribir su madre, no yo, pero es contingencia).

A la Domi la encontré cruzando providencia, muy asustada y sucia, flaca y triste. Era un perrito muy chico y gris, que no pude resistir tomar en brazos mientras se asustaba entre las micros. Obviamente, los conductores no tenían piedad con ella o no la veían, y la tuve que tomar. Al cruzar Providencia, a la altura de mi ex casa Casaperro (Miguel Claro), me quedó mirando con esos ojitos chicos y chinitos piturrientos, sucios y llenos de lagaña… le dije ya, ven, vamos a la casa a comer algo. Me siguió moviendo su cola de plumero suuucia y llegamos a casa, donde nos esperaba la josepinky para almorzar.

Al entrar, Suri se sintió un poco incómoda. Dominó (a quien llamé Rosita María, ya ni recuerdo porqué) comió y tomó agua educadamente, aunque con desesperación. Llamé a la Angela y le dije “negra, encontré a tu perro ideal”. Le mandé un par de fotos así tal como estaba, sucia y fea,  y ella, que se iba a valparaíso ese mismo día (era viernes) la quiso ver de inmediato.

 

Con la Jose la llevamos a bañar a la pulga’s y para nuestra sorpresa quedó blanca y radiante, y MUY feliz. (ese día la Jose me llevó a la clínica por un dolor crónico de pata, que resultó ser un esguince aquileano… dos perros y un yeso no era boni). La llevamos a casa, comió nuevamente y jugó con Suri, quien a pesar de ser cachorra y chica, ya era harto mas fornida y adolescente. Al rato llegó la Angela, angustiada y emocionada (#muyemocionada) a ver a Dominó, y se amaron de inmediato. El problema iba a ser convencer a Aldo y a los gatos de tener una nueva hermana… bajamos al pastito, y la rebautizamos Dominó Vaca (Diego fue), jugamos a la pelota (y nos dimos cuenta de que Dominó estaba acostumbrada a estar con humanos, pues seguía instrucciones y sabía jugar con juguetes… ahí entra siempre mi pregunta… ¿habrá estado perdida o habrá sido abandonada?)

Cuento corto, el resto de la historia la deben contar Angela y Aldo. Esta semana, la Domi se está quedando con nosotros pues ellos se fueron de luna de miel, y en su torta de novios, estaba la Domi. Y este post es a pito de que tengo tanto sueño, porque ladró mucho anoche y entre enojarme con ella, prefiero saber que es mejor que ladre en una casa y en una camita, con comida y amor, que que ladre en la calle como estaba, sucia, triste, flaca y enferma.

OJALA HOY NO LADRE Y ME DEJE DORMIR.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *