Manual de supervivencia para pupos en departamento (I)

puppy

Los amigos de Ethosvet prepararon estos posts para todos los pupos y pupas que vivimos en departamento. Viene en 3 partes y ésta es la primera.

¿Pupos y departamento? Muchas personas suelen considerar que no es buena idea adoptar a un perrito porque viven en departamento, o están muy preocupados en el momento que se deben cambiar desde una casa por sus amigos peludos y el espacio que no podrán tener en este nuevo hogar. Antes de tener un perro debemos conversarlo como familia, recordar que es una responsabilidad y que debemos destinar nuestro tiempo, dinero y amor para el nuevo integrante de la familia.

Luego, puede que surjan dudas sobre el espacio que debe tener un perro para estar cómodo. “¿Una parcela o al menos una casa con patio?”. Es verdad que necesitan espacio, pero eso no quiere decir que la parcela es necesariamente mejor que un departamento. Lo importante no es solo el tamaño del lugar donde estarán, sino la complejidad del mismo.

Es decir, un departamento en el cual salga a pasear al menos durante 30 minutos todos los días y que durante esos paseos pueda socializar con otros perros (¡más enriquecedor aún!), juguetes adecuados y muy entretenidos que utilice también cuando este solo/a.

Paseo Pupo

¿Departamento = perro pequeño? Nosotros diríamos… depende del perro. Los perros pequeños son más fáciles de llevar a todos lados, comen menos, pero no por ser pequeños tienen el “tamaño perfecto” para vivir en departamento. De hecho, tienden a ladrar más que los perros de mayor tamaño frente a los ruidos, lo que no es conveniente cada vez que pasa el vecino o suena el citófono en el edificio, generando el odio de todos los que viven ahí.

Si ya tienes un perrito y vives en departamento o quieres tener uno y piensas que no es una buena idea en un departamento (aún cuando consideras que tienes lo necesario para poder adoptar uno), anota las siguientes tips:

  • Pasear, todos los días al menos 30 minutos. Permitir que huela y disfrute el paseo, que sea una experiencia divertida para él/ella y para ti
  • Jugar, con sus propios juguetes. No sirven las chalas que ya mordió, el trapero, etc.
  • Adiestramiento. A los pupos les encanta si esto significa un premio y sobretodo porque es una manera de interactuar positivamente con nosotros que desafía su capacidad de aprendizaje (¡que es muy grande!).
  • Habituarlo a ruidos. Citófono, timbre, ascensor. No queremos que le ladre a cada cosa que pasa en el pasillo.
  • Lugar de eliminación. Enseñarle dónde queremos que este su baño.

El espacio donde viven nuestros amigos peludos es importante, pero mucho más es brindarle los cuidados necesarios para hacer del lugar un ambiente grato para todos. ¿Tienes un pupo en tu departamento? Cuéntanos tu experiencia.

Tagged: , , , , , , , ,

Comments: 5

  1. Tamita 2 mayo, 2013 at 12:00 pm Reply

    Tengo un pupo que vive en mi casa que es pequeña y se porta muy bien, está acostumbrado a hacer sus necesidades cuando sale de paseo y por lo mismo lo saco 3 veces al día, pero como soy del Osorno, es muy complicado en invierno ya que llueve casi todos los días, ha pasado que hay días que no puedo sacarlo a pasear porque llueve mucho y se hace en la casa… Le compro “carpetas de adiestramiento” para que haga sus necesidades dentro de la casa, pero no las ocupa, siempre las hace al lado…

  2. ethosvet 2 mayo, 2013 at 1:06 pm Reply

    Tamita, para que ocupe esas carpetas de adiestramiento siempre es necesario enseñarles a usarlas en algún momento. Pronto se subirá un artículo relacionado con eso. Ahora, ojo, que si en vez de usar las carpetas está haciendo justo al lado, puede ser que no se sienta cómodo con ese tipo de baño, por algún motivo. Prueba con otros tipos de sustrato y sigue las indicaciones del próxmo artículo. Saludos!

    • Tamita 8 mayo, 2013 at 12:22 pm Reply

      Esperaré el artículo entonces… Muchas gracias!!

  3. Walala 2 mayo, 2013 at 5:50 pm Reply

    la cleme es de depto…. es mas tranquila que una foto. llegó cachorrita y aprendió super fácil donde era el baño, aprendió con un poco de merkén y limón a no comerse los muebles, aprendió a no subirse a la mesa, reconoce el citófono como algo positivo, no se come las cartas, etc. disfruta de salir a sapear al balcón y superó rápidamente su temor a las escaleras. no hace destrozos, juega, pasea, y le encanta acostarse encima de uno a dormir ( menos mal que pesa 3k, a la hora que fuera un mastín napolitano, ya habria muerto asfixiado XD )

  4. María Paz 8 mayo, 2013 at 12:36 pm Reply

    El tamaño del perro no debería ser una variable. Conozco perros diminutos que se comen el piso flotante, y un labrador que se ha comido hasta las paredes. Aunque parece que el papel mural, es el favorito de los pupos de departamento.
    Algo que a nosotros nos ha ayudado bastante es conversar con personas que tienen pupos en departamento, por ejemplo la humana del Augusto le deja la radio encendida y cajas para que rompa. Con la Pascua, hemos hecho lo mismo, juntamos cajas de cartón y de huevo, le ponemos unos granos de pelet, y con eso se entretiene, y no rompe los sillones (aunque igual a veces se le cruzan los cables).
    Para que vaya al baño la bajamos tres veces al día, y la última salida es un paseo más largo. A veces da lata levantarse un domingo temprano, pero al final es parte del compromiso de tener un perro en el departamento. Requieren un poco más de atención que los perros que tienen patio.
    Lo único fome es tener que aguantar a las viejas en el ascensor, que no dudan en hacernos ver la “imprudencia” de tener un perro “tan grande” en un departamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *