Perro

perro-callejero

Un mundo de expresión es su mirada.

Y un lenguaje, su cola en movimiento.

Su lamido es un beso al sentimiento.

Y con él, la familia es prolongada

Al escuchar del amo una llamada,

es el eco, su ser, en cumplimiento.

Y al despertar un hueso su contento,

su inefable humildad se ve pintada.

Compañero de amor en la tristeza.

Resignado guardián en el encierro.

Y lealtad, de la cola a la cabeza.

En consecuencia, se comete un yerro

(hiriendo al animal en su nobleza)

cuando al villano se lo llama perro.

Henry Kronfle

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *