[Cotidiano] Visita del Furio al Veterinario

El Furio se ha estado juntando con perros que se portan mal y la primera consecuencia medianamente grave que encontramos fue que anduvo comiendo cosas que le caen mal. Nos dimos cuenta porque nos despertó muy temprano vomitando sobre la cama (de nosotros, no la de él, obviamente). Después nos encontramos con «sorpresas preocupantes» en el suelo de la cocina, preocupantes y de olor penetrante.

Así que tomamos la decisión de llevarlo a hacerse una revisión técnica en Marceven, porque nos quedaba relativamente cerca y es un lugar que opera las 24 horas del día.

Llegamos, explicamos la situación y se nos hizo una mini-charla sobre hábitos alimentarios caninos que decidimos compartir usando esta vía, basándonos en opinión profesional y yendo más allá de los comerciales donde ponen a un perro de pelo brillante comiendo productos que venden en el supermercado.

El Furio lleva comiendo como un mes Purina Pro Plan, porque decidimos que se estaba portando bien como para merecer ser mejor cuidado. Es cierto que el salto en plata no es poco, pero tampoco es para desbalancearnos el presupuesto del mes.

Parte de las enseñanzas que la veterinaria nos dio sobre alimento para Furio (y perros en general):

  • Si uno le da galletas a su perro, no deben ser de peor calidad que la comida (si le das comida que no es de supermercado, las galletas no deben ser de supermercado).
  • Para limpieza de dientes, no es necesario comprar cartílagos y palitos que aseguran ayudar a eso. Es preferible darle algo de zanahoria, cruda o cocida, que hace el mismo efecto.
  • No es necesario añadirle salsas a la comida diaria del perro. En palabras de la veterinaria: «es como echarle ketchup», y sabemos que el ketchup es malo.
  • Además, las comidas en lata que come el Furio, parecen ser sólo grasa, según su opinión.

En resumen, resulta que para cuidar la salud del peludo del hogar hay que dejar de comprarle cosas en el supermercado para dirigirse más a los lugares donde se venden cosas probadas por ser de mejor calidad. Es cierto que al final resulta más caro, pero el ahorro viene en la menor probabilidad de que se enferme o la necesidad de comprar otros productos para, por ejemplo, hacer que su pelo se vea mejor.

Sonrisa de Furio

Cara de Furio después de la visita al veterinario

¿Está bien al Furio?

Ya está mejor, aunque ahora tiene que comer arroz con nada en vez de su comida, además del Omeprazol para ayudarle a regular su sistema.

Sobre si habrá aprendido la lección, no sabemos ni nos quiso contestar cuando le preguntamos.

En la semana tendrá otro control para asegurarnos de que está bien y no fue nada grave.

 

Tagged: , , , , , ,

Comments: 2

  1. Javiera 24 abril, 2013 at 11:50 am Reply

    Charlie e Itchy de todos los perritos se van al cielo… peliculaza!!!

  2. [...] Mientras una señora peleaba con las personas que le repetían a la gente que se quedase tras la línea amarilla, el caballero le gritó en respuesta: «¿Usted se va a llevar al perrito?»… y @constonta gritó de vuelta: «YO ME LO PUEDO LLEVAR». Altiro pensé que quizás no iba tan en serio, pero que tampoco era algo graaaave. O sea, mientras no se peleara a muerte con el Furio… [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *